Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Tradicións

Vino y Aguardiente

Valoración: 0 / 5

Star inactiveStar inactiveStar inactiveStar inactiveStar inactive
 

Enlaces relacionados

Feira do Viño en Chantada  -   Feira do Viño de AMANDI  -   Feira do Viño en Quiroga D.O. Ribeira Sacra - Feira do Viño Albariño en Cambados -

Mostra do viño de Vilachá de Salvadur  -   Feira do Viño de AMANDI 2016  -  Mostra do viño da Ribeira Sacra de Pantón e Rutas do Románico - 

Feira do Viño Ribeiro en Ribadavia -    XX Feira do Viño de Valdeorras  -   Festa de Exaltación do Viño da Ulla D.O. Rías Baixas - 

Feira do viño tinto O Salnés- Barantes Ribadumia   - Festa de Exaltación do Viño da Ulla D.O. Rías Baixas - 

Mostra do Viño de Vilachá D.O. Ribeira Sacra  -   Feira da augardente en Portomarín - 

 

Vendimias 

2016  2015  2014   2013   2012   2011     2010   2009   2008     2007  2006

 

 

alambique

 

En la oscuridad de las noches de invierno, en una época no tan lejana en la memoria, pero si casi imposible de imaginar en la actualidad, sin electricidad, noches de invierno en las que sólo la claridad de la Luna y de las Estrellas,  con la luz de los candiles de gas o carburo iluminaban al pueblo, alrededor del calor del alambique se iban transmitiendo a los niños, y no tan niños, los cuentos populares que durante siglos se habían ido fraguando en las tierras conocidas, mientras las gotas de aguardiente iban llenando poco a poco todos los recipientes.

Los litros de aguardiente que cada una de las familias hacía tanto para el consumo como para la venta dependía de los kilos de uvas que se hubiesen recogido ese año. Teniendo como promedio que 750 kilos de uvas era una postura en el alambique convencional y que venía dejando o produciendo de 25 a 30 litros, cada una de las casas de la aldea hacía tantas posturas como tuviera o quisiera hacer, siendo las familias de terratenientes las que más hacían de media anual, diez posturas, con una media pues de 300 litros.

EVOLUCIÓN DE LA TRADICIÓN DE LA VENDIMIA

No tenemos datos de la implantación de los primeros viñedos en la zona, pero sí podemos afirmar que muchos autores son los que apuestan por la cultura vinícola en el mundo de los celtas y que con seguridad los romanos se llevaban, el vino, de la península ibérica hacia la itálica.
Si nos centramos únicamente en lo que conocemos con certeza, en los últimos 150 años de vinicultura vemos una gran  transformación. Factores tecnológicos y  hechos y decisiones políticas siempre influyentes en la sociedad, durante ese periodo, derivaron en varias guerras, una la  de independencia de las colonias españolas, dos guerras mundiales y una civil que se dejaron sentir.
En el caso de la viticultura en muchas aldeas gallegas, que no tuvo cambios significativos derivados de las guerras, ya que en el transcurso de ellas la aldea siguió con la explotación de los viñedos y la elaboración del aguardiente como lo había hecho desde los orígenes.

Con el final de la dictadura en España, y la llegada de la ansiada democracia, decisiones políticas de reestructuración del medio harían la aparición de unos  límites reservados para el cultivo vinícola español, y de ahí que el estado subvencionase a los agricultores de la época con cierta cantidad de dinero por cepa arrancada, propiciando así el fin de los viñedos que en otra época habían dado riqueza,  en beneficio de los pastizales.

Los años 80 del siglo XX,  harían desaparecer los viñedos  aunque no la tradición vinícola que aún en nuestros días continúa practicándose por la mayor parte de las "aldeas gallegas". La proliferación de las parras en las huertas o nuevos pequeños viñedos en terrenos cercanos a las casas,  ha dado lugar a una producción de vino suficiente para el consumo propio de cada casa,  siendo la media anual de unos 500 litros (132 galones) por familia.
La  producción de orujo, que se vio afectada de igual modo, tenemos cifras actuales de 30 litros ( 7,92 galones) por familia y año en la actualidad.
De las nuevas generaciones dependerá el aprender y conservar esta tradición, que a ojos míos y muy a mi pesar se presenta sin futuro, por ser cada vez menos los hijos de esta tierra dispuestos a vivir de ella.
 
 
HISTORIA DEL VINO EN UNA ALDEA DEL INTERIOR GALLEGO
 

Los viñedos  le dieron a las aldeas gallegas mucha vida. En ellas se cosechaban millones de kilos de uvas,  tratadas únicamente con sulfato y azufre. No había cabida para pestes que las dañase, dado que el aire de principios del siglo XX era tan puro como lo había sido desde sus orígenes,  y lo siguió siendo,  hasta la década de los 60 donde empezó la contaminación imparable del Medio.

Se recogían 10.000 litros por familia acaudalada de terratenientes, litros que eran vendidos en su mayor parte a compradores venidos de las montañas,  en busca del preciado producto, reservando únicamente unos cientos de litros para el consumo familiar.
Después de vendimiar en cestos de madera de sauce blanco y llenar otros cestos a su vez más grandes,  se cargaban en el carro y las vacas o bueyes lo transportaban a las casas donde, los hombres descalzos, en los días venideros exprimirían  de la forma más rústica la preciada savia,  que luego metían en grandes toneles de madera de roble o castaño en su mayoría, de hasta 5000 litros de capacidad, donde lo dejaban fermentar.
Después de la fermentación del vino se extraía el bullo, que más tarde los hombres más veteranos pondrían al fuego de sus alambiques durante noches y noches elaborando así el precioso líquido blanco llamado aguardiente

 

VERSIÓN ANTERIOR COMPLETA http://aldeasgallegas.com/vinoyorujo.htm

 

 

 

imprimir Correo electrónico

Slide background
Slide background